APS®, Aplicaciones y Soluciones de Pago®

 

 

 

 

 

Acerca de APS®

Productos & Servicios Soporte Técnico Noticias Agentes de Venta Contacto

Noticias

   Etiquetas Inteligentes

Estamos muy cerca de llevar a cabo nuestras compras en los supermercados del futuro, es probable que en cinco años se realicen de manera más eficiente, gracias a la implementación de una nueva tecnología: RFID por sus siglas en inglés “Radio Frequency ID” o identificador por radiofrecuencia. 

Esta tecnología está basada en un diminuto dispositivo de silicio, con la apariencia física de una escama de pescado, apenas perceptible para la vista humana, más pequeño que un grano de sal. Su función principal es almacenar datos, de forma tal, que se puede guardar información numérica como: precio, tamaño, caducidad, cantidad, características generales, o cualquier otro tipo de información alfanumérica que sea de interés para la cadena de comercialización. Y si a esto le agregamos, que este dispositivo electrónico no requiere de batería, entonces podemos compararlo con un identificador o etiqueta.

Para que este dispositivo pueda descargar rápidamente la información almacenada, sin ningún tipo de manipulación, se requiere de una antena especial, capaz de activar este dispositivo y extraerle la información a cierta distancia; su diseño no causa daño al ser humano. 

La antena es parte de un sistema de captura de datos, que permite a una computadora realizar la función de una cajera, con la ventaja de que no requiere intervención humana. Esta computadora trabaja con un software especializado, con características contables, para llevar un registro minucioso de los productos etiquetados; además, una pantalla de cristal líquido presenta sugerencias, descuentos, etc., y la cuenta total. 

La antena o lector es capaz de recibir información simultánea de más de 50 productos de distintos tipos; la distancia máxima para que se realice la captura de la información es de 4.6 metros de distancia, y puede ser imperceptible para las personas o consumidores, debido a su tamaño, porque es una antena similar a la utilizada por los equipos celulares, que tiene como característica principal la de cubrir una zona circular completa, por lo que se puede esconder en estantes de publicidad, en el techo, arriba de un plafón, en muros artificiales cerca de las filas de cobro, etc.; esto significa una ventaja, porque antes de llegar a la caja automatizada, presentará la cuenta final, sin la necesidad de haber tocado algún producto del carrito de compras. Y sólo restaría efectuar el pago correspondiente en un cajero automático, parecido al de un banco, o al del sistema de prepago de un estacionamiento, hoy en día tan común en los centros comerciales de nuestras ciudades. 

Actualmente, el precio total por etiqueta incluyendo todo el proceso, desde su fabricación, almacenamiento de información y venta, es de 50 centavos de dólar. Este precio aún es alto, si lo comparamos con el valor de fabricación e impresión de precios en los códigos de barras, y en las etiquetas de papel adheribles. 

En Alemania, la cadena de supermercados METRO AG®, ha inaugurado una tienda del futuro, en donde este sistema ya trabaja, es una ventana a la tecnología que pronto será cotidiana. Se han implementado etiquetas inteligentes para cada producto, sistemas de pago automatizados que incluyen el Número de Identificación Personal (NIP) de una tarjeta en sustitución de la firma tradicional, para agilizar el cobro, y se ha construido una red inalámbrica de datos.

Esta tienda prototipo es un laboratorio de mercadotecnia, retroalimentado con información de los consumidores, mediante la información de gustos, tendencias y registro de quejas. Ofrece soluciones reales para los grandes almacenes. 

En Estados Unidos, la cadena de supermercados Wal Mart®, ha implementado este sistema sólo en su área de recepción y almacenamiento de mercancía en bodegas. Su utilización ha permitido el ahorro en tiempo de trámites de recepción de productos a la hora de comercializarlos, además de disminuir los índices de errores ocasionados en el proceso de captura manual de información.

En México, “Capta” es la empresa comercializadora de esta nueva tecnología. No obstante, existen algunas cuestiones que deben considerarse:

a) Mientras el sistema no se generalice en los mercados, estará regido por la oferta y la demanda, por lo que su precio será alto para poderse comercializar. Se espera que cuando se reduzca su valor de fabricación, almacenamiento de información y venta, tenga un costo de 5 centavos de dólar. Alien Technology®, un fabricante de etiquetas RFID proyecta que, dentro de tres años, venderá 10 mil millones de etiquetas RFID, por lo que pronostica un valor a menos de 5 centavos de dólar. 

b) Uno de los principales retos cuando surgen nuevas tecnologías de información, es la de poder legislarlas o de regular su uso. El camino puede ser largo por el tipo de controversias que presenta. En el caso específico de las etiquetas inteligentes, pueden atentar contra la privacidad y el anonimato. La antena al estar conectada a una computadora, y ésta a su vez a una red de datos global, permitirá a los negocios afiliados saber los lugares donde se leyó una señal de RFID. 

c) La implementación indiscriminada puede proporcionar información no autorizada del consumidor: el establecimiento al que entramos, el tipo de ropa que vestimos, y hasta podría ser, el dinero que llevamos. Todo esto con fines de “mercadotecnia”, supuestamente. 

Agrupaciones como CASPIAN®, por sus siglas en inglés (Consumers Against Supermarket Privacy Invasion and Numering), son defensores de la privacidad y por lo tanto de los derechos humanos; les preocupa la facilidad para conseguir información, aun después de salir de un establecimiento. Es importante mencionar que existen razones para pensar que la industria emergente hará lo referente a la protección de la privacidad. Se ha propuesto una declaración de derechos de RFID para los consumidores, y entre las recomendaciones para esta tecnología, se encuentra la de inutilizar las etiquetas inteligentes tan pronto pasen por la caja automatizada, tal y como se realiza con las etiquetas magnéticas en los almacenes de ropa, calzado, música, etcétera.

d) Los principales usos inmediatos que se pueden hacer con las etiquetas inteligentes son: cuando no existe observación directa con el objeto que es leído o analizado, cuando no se requiere una base central de datos, y cuando el código de barras por diversas razones queda inhabilitado. Algunas de las aplicaciones comunes de este sistema se encuentran en el monitoreo de artículos electrónicos, el rastreo de artículos en proceso de manufactura y la identificación de objetos.

Para mayor información:
www.capta.com.mx
www.revenga.com
www.controletronic.com
www.dimension.com-x.com
www.rfidlogic.com

Autor: Oscar Cruz Mendoza (UNAM México)

 

 

Mapa del Sitio  

Copyright © APS®, Aplicaciones y Soluciones de Pago® 2002-2017. Derechos Reservados.